Calzada Romana de Galapagar

Calzada Romana de Galapagar

Camino Finca Tarapiella, 3 28260 -  Galapagar

La calzada romana de Galapagar es solo un pequeño tramo de la Vía 24 del Itinerario de Antonino, un paso por la Sierra de Madrid, procedente de Mérida -Emerita Augusta- y con destino a Zaragoza -Caesaraugusta-. De ocho metros de anchura, construida con grandes lajas de granito y bordillos, la Vía 24 atravesaba el término de Galapagar, desde el Puente del Herreño hasta el Puente del Toril para, desde aquí, continuar su itinerario cruzando el actual casco urbano de la localidad.
El uso de la vía está constatado a lo largo de la historia y en diversas épocas. En 1765, fue construido el Puente del Toril, obra del ingeniero Marcos de Vierna, con un estilo que imita a las obras de ingeniería civil de época romana, para que por él pasase la nueva carretera que unía Madrid con El Escorial y Castilla la Vieja. También en el siglo XVIII se construyó la rampa empedrada, situada a la izquierda de dicho puente, que facilitaba el paso desde el antiguo camino que venía del centro de Galapagar hasta el nuevo Camino Real de Castilla. Durante el siglo XIX la antigua calzada romana cambió de uso y se convirtió en vía pecuaria, con el nombre de Cordel de Suertes Nuevas.


Camino Finca Tarapiella, 3 28260 -  Galapagar

Cyclemadrid. Disfruta del cicloturismo en la comunidad de Madrid.

Diseña tu ruta